Menu
09/12/2021
A+ A A-

El espantoso "Holodomor" por muchos olvidado

El Holocausto es quizás el hecho más cruel y espantoso de los tantos que arrojan sombras ominosas que opacan la historia de la humanidad. No obstante, hay muchos otros episodios execrables de genocidio y limpieza étnica que han quedado impunes en lugares muy diversos que son apenas recordados y quedan sepultados en resquicios ignorados de la historia reciente.

Entre ellos destacan los episodios ocurridos (algunos de los cuales siguen ocurriendo) en Corea del Norte, Cambodia, Darfur, Armenia, Rwanda y, en menor medida numérica, pero con igual crueldad e impunidad, en Cuba y Venezuela.

Entre todos los episodios prácticamente olvidados y sepultados en la historia reciente, está uno que debiera estar bien presente en la memoria de la humanidad para que se proclame con la clarinada del "¡Nunca más!" que ha resonado con indignación en otros casos. Se trata del "Holodomor", donde encontraron la muerte por inanición –o por represalias a quienes se atrevieron a sublevarse– entre 4 y 7 millones de ucranianos a partir de 1932, a lo largo de esa trágica década. La cifra no es exacta ni aproximada porque los soviéticos se cuidaron mucho de tratar de borrar todos los rastros de esa historia, la cual, sin embargo, brotó a la luz de un mundo horrorizado cuando recién se había derrumbado el imperio soviético en 1991. Y fue con esa base que el abogado estadounidense Samuel Totten y el historiador australiano Paul R. Bartrop revelaron en detalleImagen del HolodomorImagen del Holodomor este genocidio en su libro Genocide Studies Reader.

"Holodomor" es una palabra ucraniana que significa literalmente "matar de hambre" mediante un programa diseñado por el Estado soviético que provocó una espantosa hambruna siguiendo las órdenes estrictas de Stalin, las cuales tenían una doble finalidad: 1) eliminar físicamente a los campesinos que se resistían a las colectivizaciones forzosas de sus tierras, sobre todo a los "kulaks", pequeños propietarios de tierras y ganado; y, 2) reprimir cualquier síntoma de rebrote del nacionalismo ucraniano.

En pocos meses, a partir de los primeros momentos de aplicación de ese espantoso programa, cientos de miles de ucranianos empezaron a morir de hambre, mientras familias enteras se veían obligadas a alimentarse con la hierba de los pastos o cortezas de roble, e incluso se comían a los perros y a los gatos. La situación llegó a tal punto que algunos historiadores han descubierto que en las zonas rurales más pobres se generalizó el canibalismo y los cadáveres se agolpaban en las calles y en los campos porque nadie tenía fuerzas para poder darles sepultura.

Confiscación de granos en el HolodomorDe los campos de trigo llegaba un hedor insoportable y la gente hambrienta se arrastraba hasta allí para cortar las espigas y comérselas, pero al no poder digerirlas morían allí mismo. Era tal la cantidad de cadáveres que se acumulaban en los campos, que los soldados de la GPU empleaban topadoras y trenes para retirar los cuerpos sin vida y cavar gigantescas fosas comunes. Los campesinos que llegaban a sublevarse eran capturados por la GPU y sometidos a terribles torturas en los centros de detención y alrededor de 38 mil miembros de la intelectualidad fueron exiliados, sentenciados a campos de trabajo (Gulag) o ejecutados.

Las noticias y denuncias del Holodomor en esa trágica década de los años 30 fueron silenciadas en muchos países gracias al eficiente aparato de propaganda del Komintern (Internacional Comunista), que logró desviar la atención del problema y vender una buena imagen de la URSS a nivel internacional, sobre todo en los primeros meses de la invasión alemana a la Unión Soviética, cuando los ucranianos se volcaron a combatir a favor de las tropas de Hitler con la formación de varias divisiones de infantería.

El 16 de julio de 1941 Hitler reunió a sus colaboradores para explicarles que Ucrania sería una joya del imperio nazi y, de hecho, los ucranianos recibieron a las tropas alemanas en 1942 como auténticos libertadores, y no como conquistadores. Además del horror que habían padecido con el Holodomor, por si fuera poco, los comisarios de Stalin asesinaron, al menos, a 25.000 presos políticos cuando el avance nazi les obligó a retirarse hacia el interior de la URSS.

Pero la tragedia de Ucrania se prolongó con los nazis porque el gobierno alemán los consideró como inferiores y muy pronto se vieron tratados con desprecio y crueldad. El objetivo de Hitler era la germanización –“Lebensraum”– de todo el territorio. “Es inconcebible que el elevado pueblo alemán lleve una dolorosa existencia en unas tierras angostas, mientras que masas amorfas que nada pueden aportar a la civilización ocupan extensiones infinitas de una de las regiones más ricas del mundo”, explicaba Hitler.

Finalmente, la barbarie de los invasores alemanes disuadieron a muchos que se pasaron al bando soviético. En represalia, los nazis decidieron exterminar a la población judía de Kiev. Más de 33.000 personas fueron asesinadas en dos días terribles. Pero la matanza de ucranianos continuó hasta que los alemanes fueron expulsados del territorio y una hemorragia de hasta 180.000 almas –la mayoría judíos– se sumaron a la tragedia del Holodomor.

Cuando el Ejército Rojo regresó a Ucrania, un número significativo de la población dio la bienvenida a sus soldados como libertadores, al igual que había sucedido con el ejército alemán a su llegada apenas tres años antes​. Más de 250.000 ucranianos sirvieron en unidades paramilitares partisanas soviéticas hasta el final de la II Guerra Mundial.

Terminada la guerra, Stalin organizó la República Socialista Soviética de Ucrania como parte del imperio soviético, incluyendo los territorios arrebatados a Polonia de Galitzia y Polesia, más los robados a Rumanía de Besarabia y Bukovina. No obstante un ejército insurgente ucraniano se sublevó proclamando la independencia de Ucrania y combatió entre 1946 y 1950 contra más de 200.000 soldados del Ejército Rojo y los batallones de la Policía Estatal del NKVD, librando 2.034 enfrentamientos en una estrategia guerrillera y provocando unos 6 mil muertos a los rusos, a costa de unas 5 mil bajas en sus filas. Ukraine Occupied territories

Ucrania permanecería sometida a la Unión Soviética durante otras cuatro décadas de la segunda mitad del siglo XX que no fueron nada fáciles por la represión del régimen comunista, por la repoblación étnica por los rusos de amplias zonas del país y por el accidente de la planta nuclear de Chernóbil en 1986. No obstante el derrumbe del imperio soviético en 1991, que permitió la renovada independencia de Ucrania, la animosidad contra los rusos se vio nuevamente justificada frente a una política de agresivo expansionismo impulsada por Vladimir Putin, mediante la cual Rusia ocupó Crimea y apoyó (y sigue apoyando) militarmente en años recientes de este siglo el separatismo de amplias regiones del oriente ucraniano.

Hasta el momento de escribir estas líneas, sigue latente la amenaza rusa de ocupar más territorios a lo largo de las costas del Mar de Azor, al norte del Mar Negro, y la prolongada tragedia de Ucrania continúa.

Hagamos votos por que no redunde en un nuevo y espantoso Holodomor.