Menu
26/06/2019
A+ A A-

REPÚBLICA DOMINICANA: LIBERACION DE RECURSOS

Por nueva vez, y en base a la experiencia exitosa de las anteriores ocasiones  en que ha adoptado la misma medida,  la Junta Monetaria del Banco Central, a propuestas del Gobernador Héctor Valdez Albizu, dispuso liberar la cuantiosa suma de 29 mil 209 millones 700 mil pesos de las reservas acumuladas por la banca privada en concepto de encaje legal.

Esta significativa suma de dinero salido de las arcas de la banca privada y que ahora emigra de las del Banco Central donde figuraba como garantía de su solvencia y operaciones para volver a su fuente originaria, no es de libre disposición. 

Esos fondos liberados, por el contrario, tienen una finalidad específica y destinos restringidos.  Los mismos serán canalizados a través de las entidades de intermediación financiera, en su mayor parte dirigidos a favor de los principales  sectores productivos. Las condiciones de financiamiento serán altamente favorables con una tasa de interés fijo del 9 por ciento mantenida por un plazo de hasta seis años.

Para el sector exportador habrá disponibles dos mil 500 millones de pesos; cinco mil millones quedarán al alcance del sector manufacturero; para la agropecuaria habrá un fondo de cuatro mil 500 millones.  Cuatro mil dos millones serán destinados para la adquisición de viviendas de bajo costo con préstamos de hasta 3 millones 500 mil pesos. Una suma similar estará disponible para  las viviendas nuevas ya terminadas en préstamos de hasta un máximo de 8 millones 100 mil pesos.   

Las pequeñas  y medianas empresas disfrutarán también de un trozo importante del pastel crediticio al poner a su alcance casi cinco mil 100 millones de pesos, en tanto para consumos personales habrá disponible la suma de tres mil 726 millones 500 mil pesos.

Hay que señalar que parte de estos fondos corresponden a recursos liberados en ocasiones anteriores, que al no ser utilizados regresaron al Banco Central, y que ahora reingresan en la corriente circulatoria.

Es evidente el propósito perseguido por el Banco Central que al igual en las ocasiones anteriores es insuflarle dinamismo a la actividad económica, sobre todo de los sectores productivos, lo que a su vez conllevará la creación de nuevas plazas de empleo, que es preciso insistir constituye el medio principal y más efectivo para combatir la pobreza.

Oportuno dejar constancia, por otra parte, que la liberación de tal suma de recursos sustraídos de los fondos depositados en el Banco Central como encaje legal por la banca privada, obedece al hecho de que esa reserva excede con mucho la norma del 10 por ciento de sus depósitos, tal como ordena la ley. 

Tal es una evidencia, merecedora de ser resaltada de la solidez y solvencia de la banca dominicana, sometida a constante monitoreo y estricta supervisión,  que por tal motivo hoy  goza de justo reconocimiento a nivel internacional.

De esperar que con esta importante inyección de recursos la economía se caliente y acelere su ritmo en los próximos meses, lo que cobra mayor importancia tomando en consideración que estamos ya casi en la antesala de las próximas elecciones municipales, congresuales y nacionales que siempre, en mayor o menor medida, restringen las actividades productivas.

Ha sido por consiguiente, oportuna, previsora y acertada la medida adoptada para mantener el ritmo de crecimiento de la economía nacional.