Menu
14/12/2019
A+ A A-

El Salvador, un pequeño país con inigualable claridad, sensatez y responsabilidad

El pueblo demócrata de Venezuela celebra y aplaude, la honrosa y solidaria decisión de la republica de “El Salvador”, de romper relaciones diplomáticas con el régimen dictatorial y criminal que preside ilegalmente Nicolás Maduro en Venezuela.  Decisiones como éstas, de parte de los países de Latino América y del mundo en general, son las que los demócratas de Venezuela hemos  estado esperando, puesto que contribuyen a lograr la salida rápida y pacífica del poder, de tal narco dictadura. De lograrse que los países demócratas del continente reaccionen de la misma manera, sería de gran ayuda para lograr el Cese a la Usurpación, que ha planteado la oposición venezolana al mundo, para recuperar la democracia, y elegir un nuevo y demócrata gobierno que, reconstruya a Venezuela del desastre en que se encuentra debido a la gestión destructiva y cruel del actual y mediocre administración.

Es totalmente inexplicable, ilógico y políticamente inmoral, que existan países, en especial latinoamericanos, que no solo mantienen relaciones diplomáticas y comerciales con la narco dictadura de Nicolás Maduro, sino que por el contrario, les apoyan, defienden  y alientan, a sabiendas del gran daño que le han hecho a la república de Venezuela,  y estando al tanto de sus relaciones delictivas con el crimen organizado a través del narcotráfico, las guerrillas, contrabando y  del terrorismo internacional, a quienes estos protegen y cobijan en nuestra propia nación.  

Si los gobiernos de esas naciones insinuadas, rectificasen y decidiesen actuar, tal como lo acaba de hacer El Salvador, en pro de la defensa y fortalecimiento de la democracia, las libertades y de la justicia; estarían siendo consistentes con sus hechos y acciones de defender a la democracia, amenazada en estos momentos cruciales para Latinoamérica, como consecuencia de la avanzada comunista que vive hoy día vive la región. 

Es totalmente inexplicable que existan gobiernos de naciones en América que se sienten atraídos, por la narco dictadura de Venezuela, y al mismo tiempo propician la xenofobia contra nuestros migrantes, por el simple hecho de pretender proteger la economía de sus propios países, alegando que pierden ingresos y fuentes de trabajo en desmejoras de sus propios pueblos. Por otra parte, no se deciden a ser claros y concretos respecto al problema regional  causado por la narco dictadura comunista del chavismo, la cual amenaza al continente entero, de no ser combatido contundentemente y  a tiempo.  Sepan esa naciones y sus gobiernos, que también están en la lista y amenazados.

Esa insensibilidad y complicidad enfermiza, bipolar e innoble de algunos gobiernos latinoamericanos, también debe cesar, puesto que defender la democracia, la paz, la sensatez, la legalidad y la armonía en la región; es un deber soberano y legítimo de todos por igual. Esa lucha, demanda acciones y compromisos; a pesar de la relación ambigua  de odio/amor que algunos gobiernos exhiben con la democracia, el capitalismo  y con los EEUU. Existen múltiples razones muy bien documentadas y expuestas al mundo con detalles, como para tener claridad absoluta sobre lo que está sucediendo en América debido al comunismo y vandalismo; factores negativos  que pretenden imponer en la región, a cualquier costo; aupado por Cuba, China, Rusia, Corea del Norte, y otras naciones cómplices. Esta iniciativa debe ser neutralizada, antes de que sea demasiado tarde.

Parafraseando a Martin Luther King, me atrevo a confesar que tengo un sueño. El de que Latinoamérica, salga de las dificultades, amenazas, confusión, duplicidades y complejos en que actualmente se encuentra y se decida a ser parte del mundo desarrollado y libre, con crecimiento integral sostenido y permanente “Amanecerá y veremos”