Menu
12/12/2019
A+ A A-

Análisis de la Carrera armamentista entre Arabia Saudí e Irán

From fighter jets to cyber security—how do the Middle Eastern giants compare? ←read here

El país árabe es el tercero que más invierte en Defensa: unos 70.000 millones de dólares, el 10% de su PIB. 

Irán es el 14º país más poderoso del mundo, según "Global Firepower", mientras que Arabia Saudita ocupa un 25º lugar.

Riad, Jun.14.– Toda crisis en el Golfo Pérsico remite a una vieja pugna entre Arabia Saudí e Irán por la hegemonía regional. Y siempre con el petróleo como telón de fondo y con la sagrada misión internacional de asegurar su extracción y mantener libres las vitales rutas de transporte y distribución (el 85% del crudo se transporta por mar; el resto, por oleoducto). Arabia, sobre todo ella, primer exportador mundial, no puede vivir sin el 'oro negro', que supone el 85% del total de sus exportaciones y el 90% de sus ingresos.

El Golfo es tan importante desde el punto de vista económico que resulta especialmente sensible desde el político. Y Arabia e Irán, los dos países más grandes y poblados de la zona, no se llevan bien. 

Riad es el guardián de las esencias del sunismo ('wahabismo'). Teherán, de las del chiísmo. Arabia es... árabe. Irán, persa. Arabia es una monarquía cesaropapista. Irán, una república teocrática.

Arabia respira por el Estrecho de Ormuz, por cuya angostura pasa cada día alrededor de un tercio del crudo mundial (unos 20 millones de barriles). Sus orillas son, sin embargo, 'propiedad' de Irán, por el Este, y Omán, por el Oeste. Y, aunque Omán forma parte del Consejo de Cooperación del Golfo, encabezado por Arabia, la alianza es más formal que otra cosa. Por añadidura, Omán comparte lazos históricos con Teherán, que se hicieron especialmente visibles en las negociaciones del pacto nuclear iraní. Y si bien en Bahrein está basada la Quinta Flota estadounidense, que vela por la seguridad común, es sabido que la protección más fiable, como la caridad bien entendida, empieza por uno mismo.

Así lo estima Arabia Saudí, una península inmensa, pero 'encajonada' entre dos pasillos acuáticos, el Mar Rojo, cerrado por el Estrecho de Bab El Mandeb, y el Golfo Pérsico, asfixiado por el de Ormuz ...

[ Texto completo